Laura Pausini y la brigada anti reguetón

Ráfagas de aire caliente entran por las ventanillas de la guagua fundiéndose con el resonar de algunos de los hits de Laura Pausini, y creando un amodorramiento colectivo como el de aquellas canciones de cuna que son tan sosas que noquean bebés hasta la mañana siguiente. IMG_20170711_211344 pq

A mi derecha, en los asientos traseros, dos quinceañeros profundamente dormidos. En jerga coloquial diría “rotísimos”, las melodías somníferas de la Pausini y el sopor agobiante han hecho a los muchachos “tirar la toalla”.

Una señora cincuentona se queja de la falta de peróxido en La Habana. Medio risueña alega que Donald Trump lo ha usado todo. Saca un abanico plástico y azul en forma de corazón, del mismo material con el que se forran las libretas de abastecimiento. Mientras se alivia el calor canta desentonada Como si no nos hubiéramos amado.

Un joven de ojos grandes se le suma en el estribillo de Víveme. Otro muchachón, audifonado, a voces y con rítmicos movimientos de cabeza canturrea una sarta de palabras ininteligibles. Aguzo el oído, defino algo como: “Soy negro, soy feo, pero soy tu asesino. Na, na, na, es mi palón divino”.

Los viajeros de la multitud aglomerada en la parte trasera de la guagua se miran entre sí y al unísono corean la letra de Entre tú y mil mares. El reguetonero se calla. La retórica de la Pausini se ha convertido en himno de la improvisada brigada anti reguetón. Ná, cosas de la guagua …

IMG_20170711_211344 pq

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s